viernes, 8 de julio de 2016

Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR) ante los resultados electorales del 26J

Las elecciones del 26 de junio nos dejan un escenario en cuanto a posibilidad de formar gobierno muy similar a las del 20 de diciembre. Las dos cuestiones más llamativas de este nuevo escenario electoral son, por una parte la recomposición del PP que aumenta 700.000 votos y 14 escaños respecto a las pasadas elecciones; y por otra parte, tras las expectativas de “sorpasso” generadas durante la campaña, un PSOE que pierde 125.000 votos y 5 escaños pero que consigue mantener a una distancia suficiente a Unidos Podemos que pierde 1.100.000 votos y no consigue aumentar sus escaños.
El Régimen sobrevive al ciclo electoral
El miedo a unas terceras elecciones ha movilizado el voto útil de los conservadores hacia el PP. Además una parte de lxs votantes que confiaron en Ciudadanos, tras el pacto de gobierno con el PSOE durante estos últimos meses, han vuelto al Partido Popular. Este auge del ala conservadora del Régimen responde más bien a una cuestión coyuntural, muy marcada por los últimos seis meses de puesta en escena de las cuatro organizaciones principales.
Por su parte, el PSOE liderado por Pedro Sánchez, a pesar de seguir perdiendo votos y escaños sale reforzado tras haber evitado el tan anunciado “sorpasso”. Unidos Podemos ha acentuado aún más el acercamiento al PSOE y el viraje hacia la derecha en términos políticos y programáticos durante estas últimas elecciones. El hecho de que Pablo Iglesias planteará abiertamente que “el enemigo es el PP y no el PSOE”, que “Zapatero ha sido el mejor presidente de la democracia” o Teresa Rodríguez declarando, pocos días antes del 26 de junio, que las bases de la OTAN de Rota y de Morón deberían generar “trabajo y no solo ruido”, visibilizan que una parte del electorado de Unidos Podemos ha preferido el PSOE original a la copia o directamente han renunciado a votar, engrosando la abstención.
Por otra parte, Unidos Podemos ha utilizado los “Ayuntamientos del cambio” como ejemplos de su buena gestión de las instituciones. Hay que señalar que del más de millón de votos pérdidos, 200.000 votos menos vienen de seis de las ciudades llamadas “del cambio”, concretamente: Madrid, Barcelona, Cádiz, Zaragoza, A Coruña y Valencia. Esto no muestra un gran desgaste de Podemos en estas ciudades pero sí que refleja que la gestión no es capaz de mantener una base votante estable, no solo por los límites de estos Ayuntamientos en cuestiones como el caso de los manteros o el enfrentamiento a lxs trabajadorxs de TMB en Barcelona, sino que la hipótesis de gestión tiene límites muy marcados a la hora de hacer políticas que favorezcan verdaderamente a las clases populares.
Por último, no hay que olvidar que Unidos Podemos ha defraudado a una buena parte de la masa votante histórica de Izquierda Unida. El abandono de la crítica a la OTAN ha tenido un peso específico, así como la presencia del exJEMAD Julio Rodríguez, que finalmente no entra como diputado por Almería (iba cabeza de lista), cuando en el 20D Podemos se quedó al borde del segundo diputado por esta provincia. La gota que colmó el vaso fue la prohibición de las banderas republicanas en los mítines de UP, negando por tanto la reivindicación republicana.
Estas últimas elecciones vuelven a demostrar que el desgaste del Régimen y del PSOE no vendrá exclusivamente por la política institucional y mediática. La base votante fiel al PSOE está muy arraigada en ciertas comunidades y su desgaste vendrá por una agudización de la lucha de clases, de la movilización y de las luchas que se vayan dando. Frente a los sectores internos de Unidos Podemos que sitúan y simplifican el problema en la coalición Podemos-IU o los que plantean que generar una relación de fuerzas en las calles nos tiene que servir para abordar la institución con más fuerza en las próximas elecciones en unos pocos años, nosotrxs pensamos que la autoorganización de la clase trabajadora y la juventud no tiene que ser un ariete para ganar unas elecciones sino que esa autoorganización tiene una fuerza en sí misma y se está demostrando de manera clara tras la lucha de más tres meses que está protagonizando la clase trabajadora y la juventud francesa. Las instituciones tienen que estar al servicio de la lucha y la movilización y no al contrario.
La izquierda revolucionaria y anticapitalista el 26 de junio
Desde IZAR intentamos construir una alternativa unitaria anticapitalista y de ruptura para estas elecciones, lamentablemente las diferentes organizaciones que interpelamos desde No Hay Tiempo Que Perder no compartieron esta orientación. Decidimos así lanzar una candidatura como IZAR en las provincias donde tuvimos posibilidades para ello.
IZAR ha tenido presencia en estas elecciones en las ciudades de Almería, Granada y Málaga, obteniendo casi 900 votos entre las tres provincias. Nuestro objetivo en ningún momento se enmarcó en ganar una gran base votante sino en entrar en la discusión del 26 de junio con una candidatura que defendiera un programa de ruptura en un contexto de auge de las alternativas reformistas. En efecto, esta candidatura ha sido útil para entrar en esa discusión y poder plantear nuestro discurso y nuestro programa también en el escenario electoral. Nos lanzamos a la campaña con el lema: “sus pactos para que no cambie nada, la lucha para cambiarlo todo” y consideramos que sigue siendo un lema acertado, no solo después del escenario electoral sino también durante la propia campaña. Consideramos aún más acertado este lema y más idónea la campaña que hemos llevado a cabo después de que Pablo Iglesias haya dicho “esa idiotez que decíamos cuando éramos de extrema izquierda de que las cosas se cambian en la calle y no en las instituciones es mentira”. En ese sentido, la candidatura nos ha servido para aprovechar el hecho de que durante el periodo de campaña amplios sectores de la población está mucho más atenta a la política y eso permite entrar a debatir con sectores muchos más amplios. A su vez, el auge de la lucha en Francia ha sido uno de los ejes centrales de nuestra campaña como un buen ejemplo de que la clase trabajadora y la juventud autoorganizada sigue viva y está dispuesta a luchar por mejorar sus condiciones de vida.
Gobierne quien gobierne después del verano, lo que está claro es que nos esperan políticas de recortes al servicio de la troika y de los capitalistas del estado español. Los numerosos anuncios hechos por parte de las instituciones europeas no dejan lugar a dudas: el próximo gobierno tendrá como encargo aplicar políticas en contra de la clase trabajadora y de la juventud. Por nuestra parte, hacemos desde ya un llamamiento a todas las fuerzas políticas, sociales y sindicales a construir una fuerte movilización que nos permita enfrentarnos a dichas políticas. La unidad de acción es en ese sentido un elemento esencial para deshacer en la calle, lo que el próximo gobierno pretenda hacer mediante las instituciones. La única oposición viable y útil para defender nuestras condiciones de vida sigue siendo la oposición en la calle, en los centros de estudio y de trabajo mediante la movilización y las huelgas. Probablemente siga la movilización en septiembre en Francia. No sería una mala idea sumarnos desde el estado español a dicha cita.

2ª Escuela de verano de IZAR. 4,5 y 6 de agosto en Cañete la Real.



viernes, 10 de junio de 2016

Elecciones generales 26J, ¡¡VOTA IZAR!!: "SUS PACTOS PARA QUE NO CAMBIE NADA, LA LUCHA PARA CAMBIARLO TODO”

El próximo 26J tendrán lugar las nuevas elecciones generales. Las grandes opciones mediáticas son ya más que conocidas. Por un lado, el PP y el PSOE. Dos organizaciones que han llevado a cabo las políticas de austeridad más salvajes contra la clase trabajadora y la juventud desde el inicio de la crisis. Por otro lado, el recambio new look del PP: C's. Un toque más “moderno” pero que al fin y al cabo defiende los mismos intereses: los de los ricos. Y por último, UNIDOS PODEMOS, la confluencia entre PODMEOS e IU que aparece ante millones de personas como la alternativa para l@s que sufrimos las consecuencias de la crisis capitalista: l@s parad@s, l@s desahuciad@s, l@s jubilad@s, l@s trabajadorxs, l@s jóvenes...pero que sin embargo deja ya claro que no piensa enfrentarse a los intereses de los capitalistas tal y como lo venimos viendo en la derechización del propio programa que ya habla abiertamente de reformar el artículo 135.

Por lo tanto que nadie se llame a engaño. Estas elecciones tampoco cambiarán nuestras vidas. Es probable que los resultados de estos comicios no sean muy diferentes de los del 20 de diciembre. Unos diputados arriba o abajo, es más que probable que después del 26J volvamos a empezar el baile de los pactos. A ese juego hemos visto como todos están dispuestos a jugar por tal de acabar gobernando. Sólo falta determinar las combinaciones. La orientación ya la conocemos. Sea un gobierno más “light” o más “hard”, ninguna de las combinaciones posibles se enfrentará a las políticas de la Troika ni a los intereses de los capitalistas del Estado Español.

Para cambiar nuestras vidas no hay más remedio que enfrentarse a los intereses de los ricos. No es posible defender los servicios públicos sin negarse a pagar la deuda, de la misma forma que no es posible subir los salarios y defender el empleo digno sin enfrentarse a los intereses de la patronal. No se puede estar a dos bandas.

La comisión europea ya ha dicho que el próximo gobierno tiene que recortar otros 30 000 millones de euros. Quien acabe conformando gobierno ya tiene el primer encargo de la Troika. Quién piense que va a poder negociar mejoras de las condiciones de vida de la gente trabajadora con la Troika se equivoca. La demostración práctica más clara de esto ha sido el ejemplo griego. Cuando unos pretende negociar y no asume enfrentarse con las instituciones de las clases dominantes, entonces acaba llevando a cabo sus políticas. Eso es lo que está en juego el próximo 26J.

Desde nuestro punto de vista, no cambiaremos nuestras vidas con gobiernos que parezcan más “honestos” pero que sin embargo no asuman un programa que se enfrente a la propiedad y las riquezas de los responsables de esta crisis. La experiencia de Grecia y de Syriza es, de nuevo, en ese sentido muy clara, pasando de defender el no pago de la deuda a aplicar medidas drásticas de austeridad contra los y las trabajadores por tal de no enfrentarse a los que acumulan las riquezas dentro y fuera de Grecia. UNIDOS PODEMOS defiende esa misma perspectiva. Es más, tiene claro que si puede volverá a tender la mano a Pedro Sánchez y al PSOE para conformar gobierno como ya intentara hacerlo en las pasadas elecciones. A nadie se le escapa que de la mano del PSOE, el gobierno que salga no se enfrentará a la Troika ni a sus políticas de ajustes. Eso tiene que quedar claro.

Pero ¿cuál es entonces la alternativa si no nos conformamos con la política del mal menor? De nuevo no hay atajos. La única forma de lograr un reparto de las riquezas justo para la mayoría es enfrentándose a los privilegios de los capitalistas. Para llevar a cabo un programa así es necesaria la movilización y la lucha consciente de los que creamos las riquezas. Lo demás es volver a generar falsas ilusiones que se acabarán convirtiendo en futuras desilusiones y frustraciones. Las movilizaciones en Francia contra la reforma laboral muestran la fuerza de la clase trabajadora y de la juventud cuando deciden bloquear la producción mediante la huelga duradera. Esa ha sido y sigue siendo nuestra fuerza. Hay que construir desde ya esas futuras luchas contra los recortes que están por venir empezando por federar las que ya existen en los centros de trabajo, de estudio o en los barrios. Este es el mensaje que desde IZAR queremos trasladar en esta campaña. Votar las candidaturas de IZAR el próximo 26J es un primer paso para reforzar ese discurso. Porque mientras que los pactos entre UNIDOS PODEMOS y el PSOE no cambiarán nada, la lucha de la clase trabajadora y de la juventud puede cambiarlo todo.

El próximo 26J, ¡vota IZAR!